Translate

lunes, 27 de agosto de 2018

Agustín Aguilar y Tejera, poeta



En el año 2010 La Corona de Jesús, cuartel de la Semana Santa de Puente Genil que procesiona las figuras bíblicas de Los Mitigadores (Simón Cirineo, Verónica y Magdalena) celebraba los veinticinco años de su fundación. Por ello y para conmemorar tal efeméride, diseñamos una serie de actos en los que alternamos lo lúdico con lo cultural: restauración del lienzo de la Virgen de las Angustias de las ermita del Dulce Nombre, un encuentro entre todas las Cofradías y Hermandades del Viernes Santo noche, presentación de cartel conmemorativo, participación en el Día de las Corporaciones abriendo las puertas de La Corona... y otros de carácter íntimo e interno. 

Preparando aquel aniversario, pedí consejo a Carlos Delgado Álvarez de Sotomayor (1967-2014) para que lo cultural, lo patrimonial relacionado con las costumbres y tradiciones de Puente Genil, despuntasen con mucho en aquella celebración sobre lo meramente festivo. Fruto de aquellas conversaciones fue la reedición en formato facsímil de la obra de Agustín Aguilar y Tejera "Saetas populares" (Compañía Ibero-Americana de Publicaciones, Madrid, 1929), que volvería a poner sobre el tapete de la poesía, de la cultura y el costumbrismo a un poeta de primer orden. La reedición de la obra consta de un prólogo en que explicaba el sentido de la reedición, una brevísima biografía de Agustín Aguilar, de la que Carlos fue el único responsable, y la obra propiamente dicha.
Carlos Delgado Álvarez de Sotomayor
Autor de la biografía

Al cumplirse el próximo año el quinto aniversario del fallecimiento de Carlos y habiendo constatado que no existe ni un solo estudio, ni una sola biografía de Aguilar y Tejera, he creído oportuno insertar en este blog las líneas introductorias a la obra y la personalidad del hijo del insigne historiador y primer cronista oficial de la villa de Puente Genil Antonio Aguilar y Cano. 

Téngase en cuenta que la finalidad de la biografía que insertamos era precisamente, servir de introducción a la obra de Aguilar y Tejera, y no constituir per se una extensa o definitiva biografía del poeta. De ahí su brevedad, pero también de ahí la necesidad de que sea conocida.





Aparecido en el semanario "El Aviso" dirigido por D. Baldomero Giménez Luque
4 de enero 1912

Antonio Aguilar y Cano
D. Antonio Aguilar y Cano era hijo de Puente Genil.  En sus años de juventud había hecho sus pinitos como político en la Corte, mas su carácter apacible, sus firmes principios y su amor por la vida reposada le hicieron volver a su pueblo natal a preparar las oposiciones de Registrador de la Propiedad.  Mientras, tuvo tiempo de fundar, con algunos amigos con inquietudes culturales, una sociedad para el estudio de la historia local.  Con brillantez –el número uno- sacó la oposición.  Esta circunstancia lo apartó de su tierra, mas siempre soñó con la vuelta, de forma que sacrificó puestos de relevancia por su afán de estar cerca de Puente Genil.  Tras pasar por el Registro de Campillos, recaló en Estepa, pueblo en el que nació el 9 de marzo de 1890, su hijo Agustín.  El peregrinar posterior por Marchena, Zaragoza, Priego y, finalmente, Granada, marcaron la personalidad de este hijo que supo sacar partido del buen ejemplo de su padre.

            Su actividad literaria es sumamente precoz.  A los dieciséis años publica su primer libro de poemas, titulado Azahares (1906) -1- que se edita en Estepa.  Al año siguiente verá la luz otro poemario, Crisantemos -2-, editado en Sevilla.  En 1908 Salterio -3-, también en Sevilla.  Comienza a enviar poemas a la revista Azul.  Revista Hispano -  Americana, fundada por el gaditano Eduardo de Ory.  En esta época reside en Zaragoza, ya que su padre era Registrador en esa ciudad.  Sus primeros libros apuntan un estilo cercano al Modernismo.  Se instala en Sevilla en 1911 y entra en contacto con la corriente de jóvenes poetas y escritores que colaboran en la revista Andalucía, adscrita al movimiento modernista.

            Ya instalado en la región andaluza definitivamente, publicará dos volúmenes en Puente Genil: Romancerillo del campo (1911) -4- y Romancerillo sentimental (1913) -5-, ambos editados por el recordado periodista local Baldomero Giménez Luque.  En la revista El Aviso colabora durante esta etapa asiduamente.  De hecho, los poemas que componen los dos libros se habían ido insertando en las páginas del semanario con anterioridad.  La relación con Puente Genil es intensa.  A sus poemas modernistas se irá añadiendo el gusto por lo folklórico.  Comienza a estudiar aspectos de la cultura y costumbres andaluzas.  Así, en 1914 gana los juegos florales organizados en Utrera con su Romance a la Virgen de Consolación -6-.  En el dieciséis publica el ensayo titulado La musa popular y la Virgen de Consolación y un estudio que será la semilla de la que nacerá la obra que sigue a esta reseña biográfica.  Se trata de Saetas recogidas de la tradición oral en Marchena.  En él Tejera recoge las letras de las saetas que se cantaban en esta localidad sevillana, en la que pasó algunos años de la infancia.  También en 1916 publica Cantos a María, colección de poemas a la Virgen.

            A finales de la segunda década del siglo XX se traslada a Madrid.  Aunque sigue componiendo poemas de estilo modernista –con rasgos de poetas como Juan Ramón Jiménez, en cuanto a temas y figuras literarias-, su actividad se encaminará también al campo del ensayo y la Filología.  Escribe los poemarios Al pie de la reja (1917) -7-, Epigrammata (1919) -8- y Doloras.  Poemas y humoradas, y la antología Curiosidades literarias: las poesías más extravagantes de la lengua castellana (1922).  También realizó una incursión en la narrativa con la obra Raíces de sangre -9-, novela de 1925.  Edita varios textos de autores clásicos, como Verdades de paño y otros escritos (de Pedro Antonio de Alarcón), Óptica del cortejo y Los eruditos a la violeta (de José Cadalso), etc.  También publica traducciones a los clásicos griegos, Los poetas griegos: antología -10- (1928).

En 1929 publica Saetas populares, el libro que nos ocupa, estudio incluido en una colección de la Compañía Ibero-Americana de Publicaciones, S.A.,  Curiosamente, el director de la colección era otro pontano, Rodolfo Gil Fernández, que en aquellos años ocupaba, además, el puesto de Director de la Escuela Central de Idiomas, en Madrid.  La idea de recoger todas las saetas conocidas nació, como ya hemos indicado más arriba, de una primera obra que catalogó las saetas de Marchena.  Durante su estancia en la citada localidad, cayó en sus manos un manuscrito en muy mal estado que contenía estas saetas.  Él amplió el repertorio y lo enriqueció con el estudio histórico.  Posteriormente, se propuso la labor de ampliarlo aún más, englobando el total de las que se cantan en España.  El resultado fue un libro compuesto por cuatro partes.  La primera es un prólogo en el que Aguilar y Tejera realiza un estudio bastante detallado de los orígenes de la saeta, haciendo alusión a fuentes de información, cancioneros populares, manuscritos antiguos, etc., de los que sacó las conclusiones que refleja en sus páginas.  A continuación ofrece 950 letras de saetas, ordenadas cronológicamente, es decir, por el momento de la Pasión que recoge cada una.  Después, se inserta un apartado de notas en el que se estudian las peculiaridades de cada una de las letras ofrecidas en el apartado anterior, de forma que el lector puede encontrar las variantes locales, las fuentes o autor (si es que lo tiene) de donde provienen, las tradiciones en las que están basadas, etc.  En la última parte se transcriben las partituras de saetas de Sevilla, saetas de Marchena (de la Soledad, Quinta, Sexta y de Jesús), Stábat Máter y Miserere de Marchena y, por último, las de las saetas tradicionales de Cabra.  

            Para llevar a cabo el trabajo recopilatorio contó con la colaboración de los eruditos y cronistas de las distintas localidades.  En Puente Genil fue Miguel Álvarez Aguilar (pariente suyo) editor, además, de  La Ilustración Pontanense.    
Posteriormente, el rastro de Tejera se pierde.  Hemos encontrado algunas reseñas en periódicos de la época de la Segunda República.  Su lectura nos da norte de sus ideales monárquicos.  Sabemos que residió en Madrid y que siguió publicando, que tuvo, creemos, dos hijos…

Su aportación a Puente Genil fue generosa.  En 1930 donó la extensísima biblioteca de su padre al ayuntamiento de la localidad.  Con los miles de volúmenes que la componían se creó la Biblioteca Aguilar y Cano, que se ubicó en la antigua ermita de la Caridad.  Nunca perdió las raíces paternas.


Que esta obra que hoy se reedita gracias al impulso de los hermanos de La Corona en su XXV aniversario sea un recuerdo de quiénes somos y de dónde venimos.




BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

- Aguilar y Tejera, A., Saetas populares, Madrid, Compañía Ibero-Americana de Publicaciones, s/f
- Álvarez Aguilar, M.  La Ilustración Pontanense, Puente Genil, 1925.
- Correa Ramón, A., Poetas andaluces en la órbita del Modernismo.  Diccionario, Sevilla, Ed. Alfar, 2001.
- Giménez Luque, B., El Aviso, Puente Genil, Imp. La Estrella. 1911 a 1931
- Velasco Estepa, F., Antonio Aguilar y Cano.  Noticia biográfica, Madrid, Tip. de la Revista de Archivos y Museos, 1915.




[1] Aguilar y Tejera, A.  Azahares, Estepa (Sevilla), Imp. De Antonio Hermoso.  1906.
[2]                             .  Crisantemos, Sevilla, Tip. de Francisco de P. Díaz, 1907.
[3]                             .  Salterio.  Colección de versos amatorios.  Sevilla, Est. Tip. de Juan Ramos, 1908.
[4]                             .  Romancerillo del campo, Puente Genil, Imp. de Baldomero Giménez, 1911.
[5]                             .  Romancerillo sentimental, Puente Genil, Imp. de Baldomero Giménez, 1913.
[6] Aguilar y Tejera, A.  A la Virgen de Consolación.  Romance premiado en los Juegos Florales celebrados en la ciudad de Utrera (folleto), Sevilla, Imp. de Joaquín López, 1914.
[7] De ésta y otras obras, de las que no conocemos nada más que el año de publicación, no se detallan los datos bibliográficos.
[8] Aguilar y Tejera, A., Epigrammata, Madrid, Tip. de Regino Velasco, 1919.
[9]                            ., Raíces de sangre, Madrid, Nuestra Novela, 1925.
[10]                           ., Los poetas griegos, selección y traducción de, Madrid, Compañía Iberoamericana de Publicaciones, s.f.

No hay comentarios:

Publicar un comentario